Generic selectors
    Exact matches only
    Search in title
    Search in content

    El Pozo de las Animas es una formación geológica del Departamento Malargüe, en la Provincia de Mendoza, Argentina, ubicado junto a la Ruta Provincial Nº 222, cerca del arroyo Las Amarillas. Se encuentra a unos 58 Km. de la Ciudad de Malargüe, camino al Valle de las Leñas.  Este fenómeno natural ha sido catalogado como un ojo de mar originado por la transformación de los depósitos subterráneos de terrenos blandos tales como el yeso que, por efecto de las filtraciones de las napas freáticas subterráneas, producen una disolución del suelo, formando derrumbes y depresiones del terreno, conformando grandes pozos de forma cónica y circular debajo de la superficie.

    Pozo de las Animas - Foto: marcoguoliphoto
    Pozo de las Animas – Foto: marcoguoliphoto

    El Pozo de las Animas se encuentra ubicado en el Valle de los Molles y asombra por lo curioso de su formación. Se trata dos grandes depresiones llamadas dolinas, que fueron erosionadas por ríos subterráneos dando origen a dos espejos de agua verde-turquesa, dos enormes huecos circulares de 300 y 265 metros de diámetro, con laderas que se desploman desde, aproximadamente, 90 metros de altura. Una pared delgada separa ambos espejos de agua.  Se estima que el tamaño de los pozos se aproxima a los 200 metros de diámetro, los 80 metros de profundidad hasta el lago y unos 20 metros de profundidad bajo el agua.

    En el Pozo de las Animas el viento sopla permanentemente y posiblemente por este motivo exista la leyenda que asegura corresponde a las voces de almas en pena.

    Pozo De Las Animas - Foto: rouse_jff7
    Pozo De Las Animas – Foto: rouse_jff7

    El Pozo de las Animas puede ser visitado todos los días del año, su entrada es gratuita y el ingreso es sumamente accesible. Los kilómetros previos son de una belleza paisajística realmente increíble. La cordillera se muestra en toda su imponencia. Es un lugar ideal para los amantes de la fotografía. Si nuestro fin es la fotografía y el contacto con la naturaleza, sin duda el verano es la mejor época para visitar al Pozo de las Animas, ya que en invierno está todo cubierto de nieve y sólo si hay buen clima el sol se refleja en el agua de los pozos.