El Chaltén es una joven villa turística en la Patagonia, al pie del inconfundible cerro Chaltén ó Fitz Roy. Es conocida mundialmente como la Capital Argentina del Trekking por sus múltiples opciones para realizar deportes de montaña en un escenario natural sin igual.

El Chaltén se ubica en los andes australes, dentro del Parque Nacional Los Glaciares, en un valle donde confluyen los ríos De las Vueltas y Fitz Roy. El cerro Chaltén ó Fitz Roy es la figura predominante del paisaje.

El Chaltén

El Chaltén

Su nombre se lo debe a la mítica montaña que se destaca del resto de los picos que la rodean. Chaltén es un término de la lengua aonikenk con la que los antiguos Tehuelches nombraban a esta montaña que consideraban sagrada. Su significado es montaña humeante, pues ésa es la impresión que da cuando las nubes se encolumnan con el viento en su cima.

El Chaltén

El Chaltén

El pueblo está en una ecoregión denominada ecotono, la transición entre la estepa y el bosque. La planicie da lugar de manera abrupta a un sistema montañoso con boscosos valles zurcados por ríos y arroyos. Las estaciones están bien definidas durante el año: el verano es templado con temperaturas medias de 12ºC, días con muchas horas de luz solar, normalmente ventosos y moderadas lluvias. El invierno es frío, con una temperatura media de 2ºC, días cortos, poco viento y esporádicas nevadas.

En esta casi deshabitada latitud del planeta la vida silvestre encuentra en sus valles y montañas un paraíso que en su gran mayoría continúa siendo virgen. Muchos seres vivos sólo pueden existir en éstas condiciones ideales. El mejor ejemplo de la fragilidad de éste ambiente protegido por el Parque Nacional lo representa el huemul, un ciervo endémico en peligro de extinción.

El Chaltén

El Chaltén

El 12 de enero de 2015, mediante la Ley Nacional 27.055 se declaró a El Chaltén “Capital Nacional del Trekking”. De esta manera se reconoce oficialmente y se pone en valor a la extraordinaria combinación de elementos que sólo se dan en El Chaltén para los deportes de montaña: un ambiente natural prístino y protegido, numerosos circuitos de trekking con variados grados de dificultad, decenas de rutas de escalada de altísima dificultad técnica, y una localidad de servicios que se desarrolla en función del turismo activo.

La infraestructura de servicios es muy variada y en continuo crecimiento. Para dormir existen muchas opciones, siendo los albergues, cabañas y departamentos las más populares. Según tus necesidades encontrarás además sitios de acampe, refugios de montaña, hoteles y hosterías. La gastronomía local ofrece sabores regionales y cocina internacional en sus restaurantes, pizzerías, bares y casas de té.